Cuerpo divinamente humano

Cuerpo divinamente humano

Cuerpo divinamente humano

De este modo, y no de otro, nuestro León de la Hoz se ha construido un escenario, su escenario, que ahora brinda, pleno y erotizado, al lector; para que  lo disfrute, lo goce, lo sufra,. Le brinda la oportunidad por el lenguaje de escoger cualesquiera de sus estancias que, por cierto, pueden ser varias y variadas a la vez. No importan las sutilezas del pulido léxico que oscila de la exquisitez a lo directo.

En el paraíso de esta colección de poemas está contendio el infierno y al parecer no se trata de pasar allí sólo una temporada, sino de permanecer en ese oscuro irradiante en el sentido de la ceniza quevediana. César López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s