VOX, vivir sin miedo

Una de las cosas que tengo siempre presente en la educación de mi hijo menor es el miedo. No es poca cosa enseñarle que el miedo es tan necesario como el valor y que tener miedo no es malo, lo que no es bueno es ser miedoso. El miedo es una respuesta conservadora, consciente o inconsciente, que nos permite ser valientes. Sin miedo no podríamos tener valor. El problema es tenerle miedo al miedo, eso nos convierte en cobardes. No es la primera vez que la sociedad española ha superado el miedo antes y durante la democracia, lo conoce. Los españoles vivimos un momento en que el miedo se ha instalado, otro miedo, y hay muchos que les interesa incitarlo sin darnos la oportunidad de pensar si lo que nos dicen merece ser temido. Apelan a los instintos y temores del pasado que perviven en nuestro subconsciente producto de las duras experiencias de la historia colectiva e individual, familias de izquierda y derecha que sufrieron el horror en carnes propias o en las de sus padres y abuelos. No es solo el miedo que nos provoca todo cuanto nos recuerde la ultraderecha, también el que retrotrae a la ultraizquierda. Se está convirtiendo en una cosa normal que nos intimiden con los fantasmas que flotan en el aire como la pólvora de la guerra para sacar provecho político en las urnas o cuando sus programas no cuentan con los apoyos suficientes en el Parlamento. La democracia no puede dejar de racionalizar el miedo sin el peligro de autolesionarse y el tipo de mensaje que infunde miedo dirigido a individuos condicionados por sentimientos primarios difícilmente puedan ser racionalizados. La sociedad democrática debiera ser racional porque en la racionalidad es que se basan sus instituciones, si las instituciones dejaran de ser racionales como a veces parecen no ser sus representantes, entonces correríamos el grave riesgo de hacerla peligrar. El miedo provoca un efecto movilizador y aglutinante contra aquello que nos amenaza sin que importe la ideología que se tenga, lo hemos visto recientemente en las movilizaciones proindependentistas o prointegracionistas, pero cuando se trata de un miedo ideológico entonces se reviste de la argumentación separando, mutilando y extrañando a unos ciudadanos de otros. El miedo siempre es beneficioso para quienes lo propagan pero el miedo ideológico puede ser de una magnitud devastadora para la democracia.

El último episodio del miedo lo ha protagonizado el partido de ultraderecha VOX después de que fuera llevado por una parte considerable del electorado al Parlamento andaluz y se convirtiera en una fuerza indispensable para formar el nuevo gobierno. Una nueva etapa de la democracia se acaba de inaugurar como lo fue con la llegada de Podemos. Dos extremos nacidos de un mismo contexto con orientaciones antagónicas, unos se alejan del centro por la derecha y los otros por la izquierda. Igual que sucedió con Podemos cuando llegó al Congreso, la opinión pública se ha volcado en desacreditar a VOX, y la izquierda llama a movilizar a la sociedad contra ellos, como si los votos que los sostienen no tuvieran valor. Los que no supieron hacer su trabajo, los políticos, nos empujan a hacer el trabajo por ellos. Todos se llevan las manos a la cabeza. Si a la izquierda le había surgido su alter ego por la izquierda con Podemos, a la derecha le ha surgido el suyo por la derecha. No obstante, por primera vez los Parlamentos españoles empiezan a ser un reflejo más nítido de la sociedad si de eso trata la democracia, por otro lado la falacia de los dos bloques políticos-ideológicos que parecían la imagen real de la transición se han roto definitivamente para dar paso a un mosaico de alternativas que va a significar más trabajo y talento en los partidos acostumbrados a la alternancia y a mirar sobre los hombros a los minúsculos movimientos de la alteridad destinados al ostracismo. La clase política, sobre todo esos que ganan un salario y prebendas para representar proyectos por los cuales se les ha votado, es la verdadera responsable de la aparición de nuevos actores políticos cualesquiera ideología y propósitos, sin embargo parece que no es así o al menos eso nos quieren hacer creer. Los mensajes que se escuchan desde los partidos son aquellos que nos infunden miedo y por lo tanto nos responsabilizan, “este es el malo y si lo votas tienes la culpa”, cuando en realidad han sido los políticos quienes no han sabido responder de manera política y no ideológica a las demandas de una sociedad plural. Los análisis que se se hacen desde las izquierdas miran para otro lado y nos ponen en los hombros la responsabilidad de que haya resurgido la derecha extrema, ninguna autocrítica y análisis sobre el origen de la misma, del mismo modo que lo hizo el PSOE cuando vio aparecer a Podemos por la izquierda. La solución que tienen es mover sus asientos un poco hacia la izquierda o la derecha.  Ni los votantes de VOX deberían tener miedo de los otros, ni los demás deberían temer a VOX.

Hay ideas y sentimientos creados y justificados por el pasado que impiden contextualizar y justificar adecuadamente la aparición de VOX, es parte del combustible que usan los partidos de izquierda para su demonización, es lo mismo que se hizo a la llegada de Podemos. Es normal, incluso necesario, que haya un enorme por ciento de la población que rechace los extremos porque no hay evidencias de que en el actual contexto no vayan a ser los mismos que sus antecesores, pero no es justo ni útil a la democracia que los políticos se conviertan en los adalides del miedo a esas fuerzas sin un análisis y un concierto que evite el enconamiento de la convivencia. Una cosa es que el programa pueda ser ultraconservador y otra que él mismo y por sí solo vaya a significar una subversión de la democracia, incluso en caso de que se lo propusieran, y si no es así deben estar. El hecho de que haya una tendencia del electorado que coincide con ellos merecería una reflexión profunda sobre la necesidad de que exista un partido que refleje la necesidad de esa parte de la población aunque no estemos de acuerdo. Las ideas sobre el respeto y conservación de las fiestas tradicionales, el toreo, la caza, la familia, la violencia de género, el maltrato a los niños, la inmigración y la defensa nacionalista son tan respetables como aquellas a las que se enfrentan por muy conservadoras que sean y no ponen en peligro la estabilidad social ni democrática, ni siquiera a pesar de lo mal explicado que VOX lo hace para aquella parte de la sociedad que no coincide con sus votantes. Ha quedado demostrado que hay un segmento de la sociedad a la que no se le ha tenido en cuenta para hacer política y esos se sienten representados por VOX. Cuando se gobierna ideológicamente, da igual la ideología, suelen suceder estas cosas y unos se sienten marginados y despreciados. Por demás, una parte de la población que no está de acuerdo con ellos, no obstante sabe que muchas de las leyes y normas a las que se opone VOX no son perfectas y en ocasiones son usadas políticamente por los partidos, las instituciones y los individuos haciendo un uso oportunista y a veces fraudulento de las mismas. VOX se sostiene precisamente de esos intersticios que la democracia deja cuando haciendo uso de la razón y de la justicia no tiene en cuenta que se gobierna para todos, incluso para quienes no nos gustan o merecieran vivir en otro país y otra época. A esta dinámica ha contribuido de forma determinante la aparición en los últimos años de Podemos con un discurso de radicalización al que se suma el PSOE para contrarrestar la pérdida de votantes y que afectaba a esas cosas que reivindica VOX.

Lo cierto es que todos los partidos hacen uso del miedo, no importa el credo político y han sido creadores y víctimas del miedo de los partidos contrarios. La necesidad de diferenciación en un contexto donde la política cada vez tiene cada vez menos autoridad y capacidad decisoria obliga a diferenciarse de contrarios políticos extrañándolos en la opinión pública y por esa vía errónea los convierten en enemigos. El contexto es propicio para el miedo: sobrevivencia de la crisis económica, crisis de los patrones morales tradicionales, crisis de la política, cambios generacionales, surgimiento de corrientes políticas y sociales alternativas, transformación de las jerarquías sociales que han perdido su estructura de bloques rígidos caracterizados por la ideología para convertirse en nodos gaseosos donde predominan los mensajes socio-emocionales que refuerzan la pertenencia de los individuos frente a la maquinaria perversa y pervertida de las instituciones. Y sobre todo la incapacidad de los políticos para solucionar las demandas o la capacidad que no les falta para crear problemas donde no los había. Unas veces esos individuos que han dejado de ser sujetos pasivos del miedo, pueden llegan a relacionar la discrepancia social alentada por el antagonismo y el miedo en movimientos cívicos, aunque la mayoría de las veces se quedan en las redes sociales hasta que surgen otros mensajes de los cuales se convierten en agentes de la expansión. A ellos va dirigido el miedo hacia los otros, y ellos mismos se convierten propagadores del miedo al mismo tiempo que se culpa a los demás de las enfermedades que los mismos políticos provocan alentando en la gente lo que les diferencia, el odio y el resentimiento encubiertos en mensajes de redención. Todavía, en las actuales condiciones no ha surgido el mesías que aglutine toda la insatisfacción de la sociedad y las redes sociales han encontrado en esa voz coral su sucedáneo. Lo único que puede frenar su aparición es el fortalecimiento de la democracia y dejando que los Parlamentos de parezcan más y mejor a la sociedad. El surgimiento de determinadas tendencias populistas políticamente y extremas ideológicamente no son obra y gracia de ningún ente perverso, sino de las condiciones materiales de vida y de la crisis de valores a la que ha contribuido la clase política que parece no tener espejos en sus despachos.

En la sociedad española hay dos factores, uno consciente y otro inconsciente que nos conminan al miedo. El inconsciente es la historia, el pasado y la leyenda que también se ha hecho de la historia del país relacionado con la ultraderecha que gobernó. También la derecha ha hecho y hace con la izquierda radical una leyenda diferente. Ambas leyendas nacen en los modelos que las representan y que tienen su origen y desarrollo en el pasado sembrado de crímenes. Cuando uno oye hablar de ultraderecha piensa en lo peor que vivió la humanidad víctima del fascismo. Si pensamos en la izquierda radical igualmente pensamos en su modelo comunista que rivalizó en España por el poder. Lamentablemente el imaginario está desprovisto de futuro y mira permanentemente al pasado porque el pasado todavía no es historia siendo revivido por una sed de justicia a veces paradójicamente y contradictoria. La psicología social del español a pesar de las nuevas generaciones está condicionada por las historias particulares de la guerra dentro de la historia nacional que parecía resuelta con la transición. La historia del golpe de estado del dictador Francisco Franco, la guerra civil, la represión con sus muertos y exiliados constituyen un peso muerto que en los últimos años una parte de la sociedad civil ha devuelto al presente con cierto espíritu de ajuste de cuentas revestido de justicia poética. La izquierda, principal perdedora de aquella trágica secuencia histórica, ha asumido el papel de la redención sin medir las consecuencias, recreando desde su representación de Estado un protagonismo político que debió dejarse en manos de tribunales si de verdad se quiere hacer justicia histórica y no mala memoria. A veces ha parecido que la izquierda, envuelta en la bandera republicana y sin dejar el gorro frigio, espada en mano ganaba una batalla que en realidad ganó el tiempo rindiendo al dictador en la cama. Si este no fuera un país con leyes democráticas la izquierda que está a la izquierda de la socialdemocracia habrían arrasado con el pasado de la historia, destruyendo todo vestigio de un periodo de la vida de los españoles. A veces la obsesión por el pasado es tan delirante que parece que todo el país necesita ser psicoanalizado. El otro factor, el consciente, es la manipulación que hacen determinados políticos y partidos interesados de los sentimientos y las emociones, alentando una enemistad que les dé réditos políticos. Lo cierto es que lo que llamamos extremas izquierda y derechas en España merecería un examen menos apasionado de clisé a que estamos acostumbrados.

Sería un gran aporte para la convivencia que la sociedad mirara más el presente y así misma. El miedo puede ser un anclaje al pasado que no debía ser usado para ganar posiciones a costa del sufrimiento y las penas de los otros. Cuando preparaba mi libro sobre el el movimiento cívico que se originó en Madrid denominado 15M la gente me etiquetaba ideológicamente en la izquierda, luego cuando acabé el libro Los indignados españoles: del 15M a Podemos y llamé la atención sobre los excesos y desvíos de Podemos me etiquetaron de derechas. Entonces, a pesar de mis críticas a Podemos y lo que considero una traición al movimiento del 15M defendí la necesidad democrática de que ese partido existiera. Hoy pienso lo mismo de VOX y seguramente me afiliarán. La extrema izquierda representada en Podemos se albergaba en Izquierda Unida y el PSOE, la extrema derecha siempre ha vivido en la derecha fundamentalmente en el PP. Siempre han existido los extremos y no hay porqué temer a la discrepancia y la lucha de ideas y proyectos democráticamente. El propio contexto institucional de la democracia cuando funciona bien ejerce un control sobre los picos de extremismos que se producen en esas filas. Si miramos hacia atrás no imaginaríamos que Podemos es el mismo a aquel que llegó descamisado queriendo tomar el cielo por asalto, la propia convivencia institucional y con el poder les ha mojado la mecha. La democracia debe hacer frente al miedo con la racionalidad y no dejar que el miedo se convierta en terror. Si hay terror y falta de confianza se desataría la hybris y esa temeridad podría ser grave para la propia identidad y seguridad de la democracia. En una democracia saludable no hace falta infundir miedo, ni temer miedo, ni forjar enemigos, todos caben como una condición de respetar las normas y valores sobre los que se erige el edificio de la misma. La democracia, como decían en mi pueblo de las madres que han tenido muchos hijos, tiene las caderas anchas y sus hijos serán mejores o peores. No hace falta que nadie nos anime a tomar una pistola para defendernos. Como diría Berlanga en su sátira costumbrista plena de estereotipos y simulaciones que a veces la política parece parodiar, bienvenido, míster VOX, con lo bueno y lo malo que nos pueda traer. Esto es España, donde quizá no haga falta desenterrar a Franco, sino enterrar a Freud.

Publicado en hábeas corpus | Etiquetado , ,

La poesía de las dos orillas en Salamanca

El hermoso trabajo que se reproduce a continuación es un homenaje de Salamanca a la poesía cubana y acaba de salir publicado en la revista Crear en Salamanca, editada por el poeta peruano salmantino Alfredo Pérez Alencar (Puerto Maldonado, 1962). Alencar no sólo es un apasionado e incansable promotor de la poesía, sino que él mismo es un destacado poeta, su último libro traducido al italiano en una edición bilingüe es Para después / Peri l domani (Hebel / Betania, 2018).

SIETE POETAS CUBANOS QUE PASARON POR SALAMANCA, ANTOLOGADOS POR LEÓN DE LA HOZ Y EDITADOS POR BETANIA

Gastón Baquero en Salamanca, retrato del poeta cubano pintado por el francés Sylvain Malet

Crear en Salamanca tiene la inmensa satisfacción de presentar a siete poetas cubanos que pasaron por Salamanca y que están incorporados a la señera antología ‘La poesía de las dos orillas. Cuba 1959-1993’, de León de Hoz, cuya segunda edición acaba de publicar Betania en Madrid, cuando se cumplen 25 años de su primera edición (Madrid: Libertarias/Prodhufi, 1994). Con esta obra, León de la Hoz  no solo nos aporta su selección de la poesía de este periodo, sino que pasados 25 años vislumbra un nuevo panorama cultural que ha unido a ambas orillas en una sola, donde se plasma la ya innegable pluralidad de todo lo cubano frente a las trasnochadas e ineficaces políticas represivas del régimen del 59.

La antología cuenta con 36 poetas y un promedio sustancial de 10 páginas por cada uno. La selección abarca la creación de aquellos poetas que empiezan a dar a conocer su obra en los albores de la Revolución y termina con la llamada generación de los 80.  Los poetas que aparecen, algunos fallecidos o que ya no viven en Cuba, son: Magaly Alabau, Rafael Alcides Pérez, Armando Álvarez Bravo, Cira Andrés, Antón Arrufat, Miguel Barnet, Belkis Cuza Malé, Manuel Díaz Martínez, Rolando Escardó, Ángel Escobar, Lina de Feria, Pablo Armando Fernández, Amando Fernández, Roberto Fernández Retamar, Emilio García Montiel, Raúl Hernández Novás, Fayad Jamís, José Kózer, Felipe Lázaro, César López, Luis Marré, Carlos Martí Brenes, Lilliam Moro Núñez, Luis Rogelio Nogueras, Francisco de Oraá, Herberto Padilla, Gustavo Pérez Firmat, José Pérez Olivares, Delfín Prats, Andrés Reynaldo, Raúl Rivero, Isel Rivero, Reina María Rodríguez, Efraín Rodríguez Santana, Alberto Rodríguez Tosca y Pío E. Serrano Castellanos.

De esta nueva edición de Betania, hemos seleccionado a siete poetas que pasaron por Salamanca, especialmente por la Cátedra de Poética Fray Luis de León y por los Encuentros de Poetas Iberoamericanos.


ROBERTO FERNÁNDEZ RETAMAR (1930)

Roberto Fernández Retamar (foto de Alfredo Pérez Alencart)

Elegía como un himno (A Rubén Martínez Villena). La Habana, 1950. Patris. (1949-1951). Ucar, García. La Habana, 1952. Alabanzas, conversaciones (1951-1955). El Colegio de México. México, D.F.,1955. Vuelta de la antigua esperanza. Ucar, García.

La Habana, 1959. En su lugar la poesía. La Habana, 1961. Con las mismas manos. (1949-1962). Eds. Unión. La Habana, 1962. Historia antigua. Eds. La Tertulia. La Habana, 1964. Poesía reunida. (1948-1 965) Eds. Unión. La Habana. 1966. Que veremos arder. Ed. UNEAC. La Habana, 1970. Cuaderno paralelo. Ed. UNEAC. La Habana, 1973. Circunstancia de poesía. Buenos Aires, 1974; 2a. ed., aumentada, La Habana, 1977. Circunstancia y Juana (México, 1980: incluye el libro anterior y además Juana y otros poemas personales, que en 1981 apareció por separado en Managua y La Habana). Hacia la nueva. La Habana, 1989. Aquí. Caracas, 1995; 3a. ed., revisada y aumentada, Madrid, 2000.

FELICES LOS NORMALES

A Antonia Eiriz

Felices los normales, esos seres extraños.

Los que no tuvieron una madre loca, un padre borracho, un hijo delincuente,

Una casa en ninguna parte, una enfermedad desconocida,

Los que no han sido calcinados por un amor devorante,

Los que vivieron los diecisiete rostros de la sonrisa y un poco más.

Los llenos de zapatos, los arcángeles con sombreros,

Los satisfechos, los gordos, los lindos,

Los rintintín y sus secuaces, los que cómo no, por aquí,

Los que ganan, los que son queridos hasta la empuñadura,

Los flautistas acompañados por ratones,

Los vendedores y sus compradores,

Los caballeros ligeramente sobrehumanos,

Los hombres vestidos de truenos y las mujeres de relámpagos,

Los delicados, los sensatos, los finos,

Los amables, los dulces, los comestibles, y los bebestibles.

Felices las aves, el estiércol, las piedras.

Pero que den paso a los que hacen los mundos y los sueños,

 

Las ilusiones, las sinfonías, las palabras que nos desbaratan

Y nos destruyen, los más locos que sus madres, los más borrachos

Que sus padres y más delincuentes que sus hijos

Y más devorados por amores calcinantes.

Que les dejen su sitio en el infierno, y basta.


CÉSAR LÓPEZ (1933)

César López (foto de Jacqueline Alencar)

Silencio en voz de muerte. Eds. Unión. La Habana, 1963. Apuntes para un pequeño viaje. Eds. La Tertulia. La Habana, 1966. Primer libro de la ciudad. Ed. UNEAC. La Habana, 1967. La búsqueda y su signo. Las Palmas, 1971. Segundo libro de la ciudad. ed. Ocnos. Barcelona, 1971. 2a ed. Unión. La Habana, 1989. Quiebra de la perfección. Eds. Unión. La Habana, 1983. Ceremonias y ceremoniales. Ed. Letras Cubanas. La Habana, 1984. Consideraciones, algunas elegías. Ed. Orígenes. Madrid, 1990. Doble espejo para muerte denigrante, Ediciones extramuros, La Habana, 1991. Seis canciones ligeramente ingenuas, Taller Tórculo II, España, 1992. Pasos, paseo, pasadizos. Udine, Italia, 1996. Tercer libro de la ciudad, Sevilla, 1997; Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1999. Libro de la ciudad, Ediciones Unión, La Habana, 2001. Manos de un caminante, Editorial Oriente , 2005. Cumbre Poética Iberoamericana, antología de Salamanca. Fundación Salamanca, 2005.

Jesús Hilario Tundidor y César López (foto de Jacqueline Alencar)

ORISHA

Dame la gracia y dame, dame mejor

toda la sabiduría

acumulada por el tiempo en estas islas,

en esta sola isla donde en viento

a veces arrebata, donde la calma reina

en apariencia y la rabia tascada

entre los dientes va devorando el alma.

¡Di de dónde vinieron

los ancestros oscuros con sus ritos,

busca entre otras montañas tus montañas,

animal hembra o macho, mezcla

de nieve derretida y delgada

y de criaturas fieras o elegantes

que a dioses llaman y a dioses se asemejan

con ritmo omnipresente, indescifrado,

como un signo perpetuo entre los cuerpos!

Una suma total, todos los símbolos

superiores y hermosos te sostienen,

diosa o leyenda, bosque

o sabana donde en pastos trémulos

bestias de dulce mirar y regio porte pacen,

pacíficas descansan o se mueven.

Escapó la tarántula del monte,

el sinuoso majá dejó su fatalismo inveterado

y ya se purifica el aire por el agua,

del cielo al fuego entre tus piernas arde.

El tomeguín, la tórtola, la tojosilla al monte

se fugan para siempre y allá acampan contigo.

Dame otra vez lo que te he suplicado,

para ser nuevo aquí donde la vida,

aquí donde la muerte, en fin, aquí,

para que exista la atrevida imagen

que todo tiene y con orgullo altiva

como señora de los tiempos llevas.


ISEL RIVERO Y MÉNDEZ (1941)

La poeta Isel Rivero

Fantasías de la noche; La Habana; Ucar-García, l959. La marcha de los hurones; La Habana; El Puente, l960. Tundra; Nueva York; Las Americas Publishing Co., l963*. Songs; Viena; Agens-Werk Geyer, l972 (Edición numerada e ilustrada por Marilyn Hakim). Night Rained Her; Birmingham, Alabama; Ragnarok Press, l976 (Edición numerada e ilustrada por Carol Henderson). Aguila de Hierro (plaquette); Madrid; La Gota de Agua, l980. Nacimiento de Venus (plaquette); Madrid; La Gota de Agua, l980 (Edición numerada e ilustrada por Justo Luis Rodríguez). Palm sonntag (Palm Sunday;) Edición inglés-alemán, Viena; Brucke Verlagsgesellshaft, l981 (Edición numerada e ilustrada por Angelika Kaufmann). El banquete; Madrid; La Gota de Agua, l981. Relato del horizonte; Madrid; Endimión, 2003. Las noches del Cuervo; Madrid, Vitrubio, 2007. Las Palabras son Testigos; Words are Witnesses, poemas en inglés traducidos al español por Benito del Pliego; Madrid, Editorial Verbum, 2011. De Paso; Madrid, Amargord Ediciones, 2011. Prólogo de Benito del Pliego. El Jardín Hambriento, EmE Ediciones, 2016, Madrid, Postfacio de Benito del Pliego.

CONSAGRACIÓN DE LA INFANTA

Una vez más la oración quieta frente al espejo

un murmullo de legiones dispersas en los reflejos

Para estar en el momento

dentro de las circunstancias de un abrazo total completo

para estar en el minuto

y reír

mientras mi lengua repite otros mensajes

tomas mis rodillas para jugar sobre el campo

para jugar sobre la arena

Hay quejidos entonces de hijos en mis latidos

Me tiendo sobre la mesa como una danza

donde la pelvis es el arco es el soporte a los puntales del viento

Me tiendo sobre la mesa

alargo mis piernas al infinito

toco los bordes oscurísimos de un vaso de plata

y tiemblan las figuras al pasar indolentes por los salones en el estrépito

de las luces

Tiéndeme tú ahora sobre los cabellos de las mujeres más preciosas

prohíbeme la ventaja de mí misma

la venta oficial al Duque o al Corsario

prohíbeme la venta de mí misma a mí misma

y que mi propio público aplauda las malogradas acrobacias que trenzan

mis pies

Son mis dedos

mis dedos elongados en una elipse haciendo rodar mis cavidades en

torno al universo

produce una comunicación de antenas omnívoras

en el canto de un pájaro

en el silencio

son mis dedos

tableteando mensajes a ocultas en una enorme máquina que dirige los

vuelos espaciales

hacia el vacío negro

hacia el vacío blanco

hacia lo que parece ser absoluto

pero ni ello puede ya evadir la muerte dentro del tiempo que es el tiempo

que es su tiempo

Tiéndeme tranquila

aprisiona mi vientre contra las tablas

dibuja con el compás el universo en la superficie de mi pecho

deja mis fuentes te nutran esta y cada una de las noches

que mis brazos hagan los arreglos florales del destino del hombre

que organice y nombre las cosas

que eleve las velas los mástiles

que prenda fuego a las iglesias

Tiéndeme enloquecida

vomitando la espuma a borbotones por esta boca

las correas alrededor de mis brazos

los ojos rebosantes en el pellejo de los tambores

Tiéndeme a tu lado

dentro de la espesura de tus labios

elevado al máximo entre los insignes sacerdotes y curanderos

con el estigma y las medallas

y la pobreza de que estoy hecha

Abro la puerta del espejo de agua que corre

de las señales místicas de la contraseña y la palabra secreta

devoro la vida por los hombros

sin humildad

sin pretextos piramidales

sin excusas presentes

Cuando hayas abandonado la escena del Banquete

arrojaré a los pies de las columnas

el feto el residuo de mis días.


PIO E. SERRANO (1941)

Pío E Serrano en el Teatro Liceo (foto de Jacqueline Alencar)

A propia sombra. Barcelona, 1978. Cuaderno de viaje. Madrid, Segundo cuaderno de viaje. Madrid, 1987. Poemas. Madrid, Poesía reunida. Madrid, 1987.

EXILIOS

Los largos viajes

sólo conducen al lugar común,

a la esquina terrible

en que te acechan los rostros conocidos,

al cuarto de estar

──el mismo siempre──

donde impecables evidencias

señalan las corrosivas decadencias de los sueños.

Se arriba sólo para conocer

──reconocer──

las manos furtivas que perpetúan un saludo,

la voz lastimosa de obituarios

que impregna las paredes y los gestos,

las páginas ruinosas del libro siempre abierto,

las congestionados rostros cotidianos.

Los largos viajes

conducen inexorablemente

al impasible espejo

que implacable te aguarda,

y que jamás sonríe.


LILLIAM MORO NUÑEZ (1946)

León de la Hoz y Lillian Moro (foto de Jacqueline Alencar)

Ha publicado los poemarios La cara de la guerra. Madrid, 1972. Poemas del 42. Madrid, 1989, Cuaderno de La Habana. Madrid, 2005. Obra poética casi completa. Miami, 2013. Contracorriente, ganador del Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”. Salamanca, 2017. El silencio y la furia. Miami, 2017. Tabla de salvación. Ed. Betania, Madrid, 2018. Viaje hacia el horror (Betania, 2018), colección separatas Nº 11.

CUANDO ACARICIO TU CABELLO, A TIENTAS

doy con tu soledad, doy con las ganas

de algo que quiso ser

de alguien que junta los trocitos

de otro día perdido.

(Ya ves, ahora es de noche

y cómo hemos matado tantas cosas!)

No desesperes, sin embargo, duerme ahora:

ya sabes que la noche todo lo vuelve breve

y algún día será el día de mañana.

 

A sir John Everett Millais


FELIPE LÁZARO (1948)

Felipe Lázaro (foto de Jacqueline Alencar)

Despedida del asombro. Madrid, 1974. Las aguas. Eds. Comunicación Literaria de Autores. Colección “Rosalía de Castro”. Bilbao, 1979. Ditirambos amorosos. Madrid, 1981. Los muertos están cada día más indóciles. Ed. Betania. Madrid, 1986. Un sueño muy ebrio sobre la arena. Betania, 2003. Tiempo de exilio. Antología poética (1974-2014), Ed. Betania. Madrid, 2016.

TENDRÁS CASAS INVISIBLES

Tendrás casas invisibles

en el espacio desterrado

varios hogares coloridos

—ascua vidriosa—

en el tiempo congelado de palmas,

compartiendo el pan del olvido coagulado.

Así despertarás,

fatigado,

de todo sueño esperanzador.


EFRAÍN RODRÍGUEZ SANTANA (1953)

Efraín Rodriguez Santana en el Fonseca (Foto de Jacqueline Alencar)

 Efraín Rodriguez Santana (Foto de Jacqueline Alencar)

El hacha de miel. Ministerio de Cultura. La Habana, 1980. Vindicación de los mancebos. Ed. Letras Cubanas, La Habana, 1983. El zig-zag y la flecha. Ed. UNEAC. La Habana, 1984. Conversación sombría. Eds. Unión. La Habana, 1991. Otro día va a comenzar. Ed. Verbum. Madrid, 2000 (Premio Internacional de Poesía Gastón Baquero). Un país de agua. Diputación de Cádiz, 2002. (Premio Centenario de Rafael Alberti). Máquina final (Brasil: Lumme Editor, 2009).

ENTRARON EN MI CASA

entraron en mi casa los destronados

y se bebieron silenciosamente las

flores de los maceteros

conocieron por las palabras cifradas

que aún aquel recinto salvable no había sido debidamente confiscado

y que muchas de aquellas inscripciones no se avenían a códices y

tradiciones

de ese reinado que el mar engullía.

más tarde después de haber registrado en los pergaminos

409

los signos fatales de la liberalidad recurrieron a la maña

reconocida de grabar con una cuchilla en el propio cerebro todo lo nuevo

perseguible

descubrieron en el desván y en la chimenea embozada la seda roja

y las esmeraldas lujuriantes ¡oh qué horror, qué vergüenza!

escupieron sobre mi retrato y maldijeron mi ausencia

y el doble rostro que siempre me acompañó cuando era uno de ellos

pero de mí no se sabía nada desde que el viento cesó su intención

y el silencio apareció sobre las calles y los palacios.

enervados en su propia muerte de ser nada

prosiguieron su afanoso registro descubriendo las figurillas de mármol

negro y los relojes dislocados.

aquí uno de cabeza rapada que fungía como jefe

y que nunca pude conocer muy bien

llevose las manos a la frente se bamboleó teatralmente como si fuera a

caer de fatiga

y emitió un leve quejido de rabia que erizó a la comitiva:

como era propio en estos casos

decidieron llorar mi muerte y hacer ceniza de mi casa.

cada uno de ellos buscó rincón dentro de mi osamenta

mientras las llamas trepaban por mis piernas

y comenzaba a olvidar el duro invierno

que no me abandonó jamás en todos los días de mi vida.


Alecart presentando una lectura de poemas de León de la Hoz, en la Cátedra de Poética Fray Luis de León (foto de Jacqueline Alencar)

LEÓN DE LA HOZ (Santiago de Cuba, 1957). Poeta y escritor cubano. Ha publicado Coordenadas (La Habana, 1982); La cara en la moneda (La Habana, 1987); Los pies del invisible (La Habana, 1988); Preguntas a Dios (Madrid, 1994); La poesía de las dos orillas. Cuba (1959-1993); (Madrid, 1994 y 2018); Cuerpo divinamente humano (Madrid, 1999), ilustrado por Roberto Fabelo,  La semana más larga (novela)(Madrid, 2007 y 2018). Los indignados españoles: del 15M a Podemos (Madrid, 2015),Vidas de Gulliver (Madrid, 2012, 2016, 2017 y 2018). En Cuba, entre otros premios nacionales, obtuvo los premios “David” (1984) y “Julián del Casal” (1987), ambos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Dirigió la revista cultural La Gaceta de Cuba y fue cofundador y director de la revista onlineOtrolunes. Ha sido incluido en numerosas antologías, entre otras, Poesía cubana: La isla entera, Felipe Lázaro y Bladimir Zamora (Madrid, 1995); Las palabras son islas. Panorama de la poesía cubana del siglo XX, Jorge Luis Arcos (La Habana, 1999); Antología de la Poesía Cubana, Vol. IV, Ángel Esteban y Álvaro Salvador (Madrid, 2002) y Poemas cubanos del siglo XX, Manuel Díaz Martínez (Madrid, 2002).

Escribe El blog de León en https://leondelahoz.com/

 

Publicado en hábeas corpus | Etiquetado

A propósito de la prisión permanente revisable en España

En España hay un dilema más, últimamente la sociedad se enfrenta a uno nuevo cada vez que canta un gallo. No solo tienen su origen en la incapacidad del Gobierno para consolidar por lo menos su precariedad con cambios reales que necesita la sociedad, sino también por la irrupción de un nuevo actor político que es la opinión pública. El penúltimo de esos dilemas, aún sin resolver, fue la movilización de la izquierda para que se produjera el desenterramiento del dictador Francisco Franco, conocido simplemente por Franco igual que los dominicanos conocieron a su Trujillo a secas y los cubanos a su Fidel. Es un desentierro largo que todavía no ha empezado y que nos tendrá en vilo cierto tiempo. La prisa de la izquierda, más emocional que racional, está llevando a una situación cada vez más ridícula, pero eso no parece importar cuando se trata de ajusticiar el pasado. La reciente polémica que tuvo su tregua por las celebraciones de las fiestas navideñas, está condicionada esta vez también por la opinión de la sociedad que una vez más demuestra la influencia que se va a arraigando en las redes sociales como un nuevo poder. Es un poder nacido con el uso de las redes sociales que un principio los estudios hacían ver que parecían destinadas a personas con determinadas necesidades psicosociales y a los más jóvenes, y hoy día se han convertido en una práctica generalizada con la que gran parte de los usuarios monitorizan su rutina y la de los demás. Al mismo tiempo que permiten ser monitorizados por poderes económicos y políticos, en una connivencia alarmante y con la cual está siendo afectada la democracia, mientras miramos con complaciente indiferencia en las redes los likes, los seguidores y la vida insulsa de los amigos se convierte en una referencia de nuestra propia existencia mediocre. El toma y daca entre el poder político y la opinión pública es uno de los problemas más graves que enfrenta la democracia.

El último de estos dilemas se refiere a la prisión permanente revisable, que es el eufemismo con el cual se conoce la cadena perpetua revisable. Nuestra vida está llena de eufemismos con los que a veces se desvirtúa el verdadero carácter de las cosas, la vida pública es un jardín de esos eufemismos en la que parece que hay políticos que se dedican a reinventar la realidad renombrándola en vez de transformarla. Compiten con los cronistas deportivos, quienes han puesto de moda relatar un partido de fútbol como si se tratara de una novela abarrotada de elipsis y metáforas que dificultan la comprensión de los hechos. Novelistas frustrados que entendieron mal las enseñanzas del nuevo periodismo estadounidense. Cada cierto tiempo, cuando tenemos que lamentar la muerte de alguien a manos de otro, con razón nos sentimos aludidos, sobre todo cuando la víctima es una mujer, un niño, y además sufren. Son crímenes horribles que nos conmueven y lastiman por muchas razones culturales y valores que nos conforman como a determinados seres humanos y no otros. La prensa contribuye fundamentalmente a esta relación con los hechos, los espacios de información e investigación que se les dedica son enormes, muy superiores a aquellos que antes se denominaban “prensa amarilla” y “crónica roja” que habitualmente coexistían como un subgénero periodístico. La excusa de este periodismo es que tienen que mantenernos informados, lo asumen como una obligación, un deber, cuando en realidad forma parte de la competición por mantener los raiting de parrilla, ya que son fundamentalmente medios televisivos. Esos medios se han convertido en los grandes competidores y aliados de las redes. Es realista suponer que si la gente lee menos prensa y peores libros, sean más los que se informan por la nuevas vías al uso que son las redes y la televisión. Algunas de las consecuencias de esta dinámica ya los conocemos: más desinformación, mayor manipulación y una extensión de la demagogia de la política que desvirtúa y hace palidecer las ideologías.

Los políticos, grandes oportunistas en un mundo nuevo donde los correligionarios naturales de los partidos han dejado de ser lo fieles que fueron, y las barreras que antes separaban a unos de otros se mueven provocando un trasvase de izquierda a derecha y viceversa, han decidido sacar partido con sus discursos demagógicos y programas populistas. El debate que se está produciendo en torno a la prisión permanente revisable es un debate de conveniencia y basado en sentimientos y emociones que conforman la fuerza del poder de la opinión pública en las redes y en la televisión por el nuevo periodismo amarillista que ha suplantado la crónica rosa por la crónica roja. La crisis de las ideologías que empezaron a mostrar su contrapartida real con la desintegración del comunismo, la crisis global neoliberal y de la socialdemocracia europea, han producido una depreciación del objeto y el sujeto político que no parece tener otro cause que el populismo y el resurgimiento de los extremistas. Los políticos han sido relegados por la aparición del nuevo poder de las redes a simples guionistas que tratan de escribir el discurso acorde a lo que oyen en la calle, donde una mayoría fluctúa como los consumidores de telenovelas atendiendo a cómo quisieran que fueran las cosas según las sienten. Es el modus operandi de una relación entre los políticos y la sociedad que se rige por normas diferentes a las conocidas hasta ahora. Las ideas han sido sustituidas por temas con forma de hashtags que tienen su correlato en las emociones. En un contexto de este tipo es muy difícil que los contrarios políticos no contribuyan a enrarecer el discurso con mensajes disruptivos no sólo por el contenido, sino por su estructura similar a cómo se usan en las redes. El mensaje político cada vez se parece más a los de las redes: breves, de impacto y apelación, que carecen de la estructura tradicional del discurso de argumentación con el fin de explicar una ideología. Dicho mensaje por sí mismo no contribuye a la contemporización de los discursos de los rivales políticos, sino al enfrentamiento, sobre todo cuando se suma la actitud de diferenciarse en asuntos comunes en los que priman las emociones y las sensibilidades de las redes. Se atiende más a ganar adeptos y crear adictos que a buscar soluciones, incluso cuando todos parecen estar de acuerdo en las mismas.

La polémica sobre el mantenimiento o la cancelación de la prisión permanente revisable, a la espera de una respuesta del Tribunal Supremo, está supeditada a este contexto de las nuevas relaciones de la política con la sociedad, la respuesta lamentablemente está condicionada también. No es la primera ni será la última polémica. Ya nadie ni nada escapa a este entramado donde el nuevo poder de las redes ha determinado una correlación que irá condicionando la forma de la política y el objetivo de la misma. Nada es igual ni será igual a lo que hemos vivido y una sociedad política diferente ha llegado para quedarse. La respuesta de los políticos a las demandas de la sociedad en esta polémica no está siendo la que debiera. Lo que está en el fondo de todas las demandas es lo conveniente para una parte de la sociedad, las víctimas o los políticos, cuando lo que debiera discutirse es lo justo, lo moral y lo útil de la condena. Lo que conviene no siempre tiene que ser lo mejor y es un error que una decisión de ese tipo se tome dirimiendo que es lo más conveniente, ya que la conveniencia es una decisión política, por eso la sociedad se divide en tantas partes cada vez que surge un asunto en el que la opinión pública toma partido. Las mayorías, de naturaleza voluble y emocionales, son quienes marcan la actuación de los poderes tradicionales con un ahínco que repercute en los medios y en las estructuras de los partidos políticos que ven el peligro de alejarse de las demandas y perder adeptos o simpatizantes. Las mayorías, que no atienden a lo justo, lo moral o a lo útil, sino a estándares antagónicos como “lo bueno” y “lo malo”, están adquiriendo el protagonismo sin ningún tipo de mediador político que contribuya al equilibrio, la mesura y la rectificación, un movimiento pendular de incalculables consecuencias. La mitificación de las masas que ha sido uno de los grandes leitmotiv de la izquierda nunca se había visto mejor realizada que en la sociedad actual, lo que no vieron los clásicos fue la posibilidad de la pérdida de poder frente ella. Hasta ahora los elementos que contribuyen a su entropía los conocemos, lo que no podemos saber es cuál podrá ser la respuesta de los políticos y las instituciones democráticas para volver a prestigiar la política.

Que los poderes tradicionales de la democracia hayan cedido poder a las transnacionales económicas, financieras y tecnológicas primero, y ahora hayan cedido la argumentación a los estados de opinión y emoción de esas mayorías que se mueven sin cabeza, pudiera ser parte de las consecuencias, imprevisibles todavía, que han comenzado por sembrar de tormentas las democracias con el surgimiento de los populismos y los extremismos de izquierdas y derechas. Las ovejas que siempre representaron a los que eran mandados no han dejado de ser ovejas, pero ahora se mueven por otras leyes, las de la manada, y los políticos, que debieran representar el buen juicio y el ordenamiento se hayan a expensas de las mismas sin espacio ni talento para responder. Todo está cambiando de manera tan rápida que no nos damos cuenta y participamos del desastre con ignorancia y entusiasmo, somos cómplices, unos de forma consciente y otros atrapados en las redes. Yo no sé si la prisión permanente revisable debe o no ser parte del ordenamiento jurídico de la sociedad española, pero sí creo que al margen del dolor de las víctimas y la crueldad de algunos crímenes, debe hacerse un análisis sobre lo justo, lo moral y la utilidad de la condena, además de que se tomen medidas de reparación a las familias junto a otras de carácter preventivo y represivo. El resentimiento y la venganza encubiertos en justicia social son indicios de las sociedades enfermas, sean cuales fueren. Da miedo pensar que mañana esas mismas mayorías de opinión quieran tomar la justicia por su mano, y acabemos legalizando una carnicería social o cultural o de cualquier tipo. Creo que no hay fórmula mágica para evitar ciertas cosas que con el buenísmo queremos atajar, el buenísmo es la otra cara del malísmo.

Publicado en política, sociedad | Etiquetado

Versión del poema El héroe, por Gabegie Duo

Recientemente ha llegado a mis manos la versión que hicieron el poeta y compositor Guillaume Garnier y la cantante Gabrielle West de mi poema “El héroe”, un viejo texto de los antihéroes que ellos han rescatado de alguna vieja antología desempolvada. Agradecido comparto las buenas maneras de estos jóvenes franceses.

Publicado en hábeas corpus

Reseña de Vidas de Gulliver por María José Mures

La siguiente reseña fue escrita por la poetisa María José Mures y publicada en la revista literaria hispanoamericana Aurora Boreal (Dinamarca, 2 de enero de 2019) Aurora Boreal

Cuando se edita por cuarta vez un libro algo bueno contiene sus páginas y así es el interior del libro de León de la Hoz, si navegamos –o naufragamos por sus páginas– veremos que no nos deja indiferentes.
Sin abrir Vidas de Gulliver llama la atención el sugerente color rojo de su portada y más la barca volteada y a la deriva, varada en…

El libro está formado por 65 poemas y estructurado en cuatro partes. Si nos detenemos en “Vidas como islas”, la primera parte, al igual que hiciera Jonathan Swift en ésta nos relata en primera persona sus múltiples naufragios: querer huir, heridas, muerte, ideología, política, patria, Dios, soñar en volar como Ícaro… Ante tanto descontento existe la salvación que vemos en el poema “Libertad” la soledad es la única que como perro guardián lo acompaña y la que le da esa libertad ficticia y salvadora de pensar en ser libre.

Desde el primer poema “Este que veis no soy yo” se vive el naufragio y nos lo hace sentir, de manera excelente, y el lector puede notar cómo el agua o el nudo de dolor le llega al cuello.

Sabemos que Swift fue un excelente escritor satírico y su obra maestra fue considerada una sátira política que, a mi parecer, también lo hace León en este lamento de la situación no solo política de la Isla: Yo tuve un país de arrecifes llenos de sangre / donde morían quienes llegaban o se iban.

Se ve la ironía en “Las cuatro heridas,” con la pedantería del cuerpo que anda a su lado:

Va alegre, cantando, sin saber adónde va.
Lleva colonia y traje caros de Japón,
aunque ignora que va desnudo y apesta
igual a todos camino del matadero. […]

y en todo el poema de “Crónica de año nuevo”:

Todo el mundo se disfraza para la ocasión.
Los pobres se disfrazan de ricos,
los ricos se disfrazan de generosos,
los enfermos se disfrazan de sanos,
incluso los medio muertos se disfrazan
con el mejor traje de enfermos. […]

Si Los viajes de Gulliver fueron ficción, Vidas de Gulliver son poemas y viajes de dentro hacia fuera e incluso al revés. Son vividos y leídos con la misma intensidad con que su autor los escribió. Hay una intención entre tanta agonía, una luz al final del Titanic y es el poema “Consejos para ser feliz” dedicado a su hijo Lucas que sinceramente deberíamos leer todos los días.


María José Mures
Fernán Núñez, Córdoba, España, 1970. Maestra de Educación Especial e Infantil. Máster en Logopedia. Enseña en Ciudad Real, donde reside. Autora de los poemarios: Antes del amor (2001), Zahorí, Leyendas (2004) y Cambalache (2005), Primer Labio (2018). Sus versos aparecen en la Antología de poetas de Fernán Núñez (2006). Colaboró en la edición del libro Romances y canciones de Amor II (2006) y fue directora adjunta de Revista de Feria.


Vidas de Gulliver se puede adquirir en Amazon en el siguiente enlace:
https://www.amazon.es/Vida-gulliver-ebook-LEON-HOZ/dp/8480173211/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1543929936&sr=1-1&keywords=leon+de+la+hoz


Publicado en libros, poesía | Etiquetado

Inventario de año nuevo

 

Vídeo | Publicado el por | Etiquetado ,