a una amiga que se va

Hace catorce meses por un error que se sumaba a una montaña de errores de una tercera persona, y a los míos propios por no poner fin a tiempo a los mismos, mi hijo Lucas y yo no pudimos tomar un avión con destino a Miami, y tuve que confiarlo durante veinticuatro horas a una…