con permiso

Con esta primera entrada doy inicio al diálogo o al monólogo que todo aquel con blog se atreve a enfrentar. Hábeas corpus no está dedicado a nada en concreto, y a todo, si se puede este imposible. O más bien está dedicado a lo que a mí me interesa y quisiera compartir. Ese motivo no obliga al lector a hablar de lo que lee ni a mí a comentar lo que el lector dice. Sinceramente, ni siquiera sé si me interesa el diálogo u otro diálogo que no sea el que se produce entre un texto y un lector. Esta es una prerrogativa de la libertad en el uso de este que es mi blog, una isla como la de Crusoe en el mar digital. De cualquier manera todo sueño es una isla y toda isla una pesadilla. Ya veremos cuánto aguanta el cuerpo. Ver, oir, tocar, sentir, pensar, opinar, aprender, compartir, ayudar, crear libremente y todo el tiempo, esa es la cuestión. Tengamos nuestros cuerpos libres y limpios. Comencemos.

Acerca de León de la Hoz

León de la Hoz, escritor y periodista. Ha publicado Coordenadas (1982), La cara en la moneda (1987), Los pies del invisible (1988) Preguntas a Dios (1994), La poesía de las dos orillas, Cuba (1959-1993), Cuerpo divinamente humano (1999), La semana más larga (2007), Vidas de Gulliver (2012), Los indignados españoles: Del 15M a Podemos (2015). Vidas de Gulliver (2016, 2ª ed). Ganó los premios David (1984) y Julián del Casal (1987), ambos de la UNEAC, Cuba. Entre otros. Ha sido antologado en diferentes ocasiones, como en Poesía cubana: La isla entera (1995), de Felipe Lázaro y Bladimir Zamora; Las palabras son islas. Panorama de la poesía cubana del siglo XX (1999), de Jorge Luis Arcos; Antología de la poesía cubana, Vol. IV, de Ángel Esteban y Álvaro Salvador; Poemas cubanos del siglo XX (2002), de Manuel Díaz Martínez. Dirigió la revista cultural La Gaceta de Cuba, en La Habana. Fue uno de los directores fundadores de la revista Otrolunes. Escribe Habeas Corpus y hace Testículos de fotografía.
Esta entrada fue publicada en hábeas corpus y etiquetada . Guarda el enlace permanente.