Valores correctos e incorrectos para una economía de dinamismo / Enmund Phelps

Una reflexión de Edmund Phelps sobre cómo la pérdida del papel del pensamiento y el espíritu modernista en la sociedad actual ha influido en el abandono de retos, la relajación de actitudes o la desaparición de aptitudes en el hombre postmoderno, es un indicador no sólo para la economía macro y doméstica, sino también para todo el desarrollo de la sociedad y sus relaciones. El espíritu postmoderno tan celebrado como una liberación de las narrativas cerradas y unidireccionales previas, ha acabado por transformar el sentido de la libertad liberal en un laberinto lleno de salidas que no conducen a ningún lugar.

«No podremos recuperar el dinamismo de antaño a menos que restauremos los valores modernistas y rechacemos los posmodernos».

Si bien los últimos dos años han traído muchas disrupciones, también han traído oportunidades para el cambio. Un problema persistente en Occidente es que los países que lo lideran están sufriendo una pérdida de su antiguo encanto, una pérdida de su antiguo impulso. Ha habido una pérdida significativa del espíritu modernista, que se agitó poderosamente en la Italia y la Alemania del Renacimiento tardío (finales del siglo XV y XVI) –piénsese en Pico della Mirandola, Lutero y Cellini– y alcanzó una “masa crítica” en el siglo XIX. Primero en Gran Bretaña y Estados Unidos; luego en Alemania y Francia.

Pienso en este “espíritu modernista” compuesto por varios valores modernos. Uno es el individualismo: pensar por uno mismo, estar dispuesto a romper con las convenciones y un deseo dickensiano de «tomar el control de tu vida». El segundo es el vitalismo: tener el coraje shakespeariano de actuar, la voluntad nietzscheana de superar los obstáculos y, en palabras de Lincoln, desplegar una «rabia» por lo nuevo. El último es el expresionismo: ejercitar la imaginación de la que habla Hume, explorar o experimentar, viajando así hacia lo desconocido.

En las naciones afortunadas de tenerlo, el último nacimiento de este espíritu moderno fue lo que alimentó el dinamismo, es decir, el deseo y la capacidad de innovar. Este dinamismo provocó las explosiones de innovación en el siglo XIX, y esta innovación se convirtió en el motor que impulsó a la inversión empresarial. (Por supuesto, incluso una persona o nación que posea el mayor dinamismo puede no lograr la innovación que buscaba).

Esta hipótesis se pone a prueba en mi libro Dynamism, que reporta evidencia de varios países, a partir de datos de la OCDE[1], de que el grado de modernismo, medido por diversas actitudes y creencias, está fuertemente correlacionado con el grado de desempeño económico, medido por la satisfacción laboral, la participación en la fuerza laboral, etc.

No resulta sorprendente que se trate de una pérdida sustancial de ese espíritu modernista y, por lo tanto, de cierta pérdida de dinamismo, lo cual ha llevado en gran medida a tasas de innovación mucho más bajas a partir de fines de la década de los 60. (Los años del boom de Internet fueron un respiro bienvenido, por supuesto, y el auge inmobiliario de Bush-Greenspan no fue un respiro ni tampoco bienvenido). Las pérdidas de innovación parecen estar ubicadas en las industrias tradicionales. La innovación que tenemos parece estar concentrada en nuevas industrias de alta tecnología; de hecho, en solo unas pocas corporaciones célebres y recientemente incluso ellas parecen haber perdido parte de su impacto en la productividad.

Además, en mi libro Mass Flourishing doy algunas evidencias de que la innovación en el siglo XIX también fue omnipresente, en todas o en la mayoría de las industrias, e inclusiva desde las bases de la sociedad en adelante. Gran parte, quizás la mayor parte, de la contribución de la innovación al crecimiento económico puede atribuirse a las nuevas ideas de la gente corriente que se dedica a la vida empresarial. El trabajo que hacían todos los días las llevó a concebir métodos mejores o diferentes en granjas, fábricas y oficinas, aunque debían ser conscientes de que el éxito comercial era incierto.

Ahora, también me parece que existe un temor a la incertidumbre «knightiana» (llamada así después de Frank Knight; Keynes también introdujo el concepto en A Treatise on Probability, 1921). La gente llegó a sentirse incómoda con la falta de dirección que los valores modernistas inyectaron en la economía. Esta pérdida de su antigua fascinación por viajar a lo desconocido, que es un elemento del expresionismo, constituye una de las causas de la grave pérdida de dinamismo y, por lo tanto, de una grave pérdida de innovación. (Esto no significa que la innovación haya desaparecido por completo).

Algunos creemos que también ha habido un declive del individualismo. ¿Dónde están las historias de Horatio Alger? ¿Dónde están los jóvenes que le preguntan a Horace Greeleys en qué dirección ir? ¡Me sorprende que los jóvenes digan en las encuestas de opinión que quieren permanecer en su ciudad natal, vivir cerca de sus amigos o incluso seguir viviendo en casa! Este retrato de Estados Unidos es casi irreconocible para mí. Ciertamente, no es la nación que pintó Norman Rockwell y sobre la que escribió Willa Cather.

¿Qué hay del vitalismo? ¿Están los estadounidenses todavía bien en ese aspecto? No estoy seguro. Me pregunto: ¿los estadounidenses siguen siendo hacedores? ¿Les gusta competir como en las décadas, digamos, de 1850 a mediados de la del 60? ¿O siguen siendo esas personas perezosas siempre recostadas en frente de la televisión, como alguna vez les dijeron? ¿Están en todos los tweets que llegan por hora?

El flagrante cortoplacismo de los jefes corporativos y de nuestros representantes en las legislaturas (observen los recortes de impuestos de 2017 propuestos en Washington) es otra hipótesis. Respondiendo a una consulta de Larry Summers, analicé lo que ha sucedido con la inclinación de la curva de rendimiento desde los períodos más antiguos hasta los más recientes. La tendencia ha sido al alza. En el período 1925-32, la tasa promedio de diez años estaba solo 0,05 puntos por encima de la tasa promedio de tres meses. En el periodo 1994-96 fue 1,93, en 2003-2005 y en 2016-17 fue 1,51.[2] Estas observaciones son consistentes con la hipótesis de que los administradores de activos y los clientes son más reacios a los activos a largo plazo, con su elemento de incertidumbre relativamente alto, que en el lapso de años normales en el período de entreguerras. Sin embargo, el surgimiento hipotético del cortoplacismo no está fuera de mi marco de valores modernistas. Me parece una pérdida de vitalismo.

La emergencia del uso abusivo de patentes y regulaciones proteccionistas es otra hipótesis convincente. Los problemas son demasiado conocidos como para exponerlos aquí. Solo subrayaría que una economía necesita alguna protección de patente básica y algunas regulaciones básicas. Sin embargo, un bosque de regulaciones y patentes hace que para las personas sea una carga iniciar nuevas empresas. Y presenta riesgos legales para los empleados y gerentes dentro de las empresas existentes, a quienes les hubiera gustado probar nuevos métodos o políticas. ¿Por qué la sociedad ha permitido el surgimiento de esos abusos gubernamentales? En parte, mi respuesta es que gran parte de la ciudadanía ha perdido su lealtad a los valores modernistas.

Finalmente, los políticos han tomado medidas ad hoc que bloquean directamente la competencia de nuevas ideas. La entrada de nuevas empresas se ve impedida mediante una variedad de acciones, desde aranceles y cuotas hasta la ayuda directa a los titulares, a fin de evitar que las empresas establecidas pierdan participación en el mercado. Además, cuando los titulares se salvan de las empresas con nuevas ideas, pueden permitirse el lujo de reducir cualquier innovación defensiva que pudieran haber hecho. Todo esto representa un serio rechazo al individualismo en favor de la acción colectiva.

De manera que nos enfrentamos a una revuelta contra los valores modernos que una vez impulsaron la innovación masiva en las principales economías de Occidente y a un surgimiento de valores posmodernos que gradualmente han dirigido a la sociedad hacia otras formas de vida. No podremos recuperar el dinamismo de antaño a menos que restauremos los valores modernistas y rechacemos los posmodernos.

Mayo 18, 2022

Publicado en Horizonte Cubano adscrito a Columbia Law Schol de Columbia University.


Edmund Phelps (Chicago, 1933).

Premio Nobel de Economía (2006). Director del Centro sobre Capitalismo y Sociedad
Universidad de Columbia. Ha escrito libros sobre crecimiento económico, teoría del desempleo, recesiones, estancamiento, inclusión, trabajo gratificante, dinamismo, innovaciones domésticas y la buena economía.