la vida es eterna 90 minutos en pelotas

Pelotas, foto de León de la Hoz

En pelotas la vida puede ser eterna. Aunque el título lo parezca, no quiero hablar de la duración ideal del acto sexual para que dicha práctica nos alargue la vida, ni de la sensación de eternidad durante ese período en el cual los amantes se intercambian las vidas. No se trata de sexo aunque hable de pelotas. La vida puede ser eterna en noventa minutos de fútbol como las que jugó ayer España contra Italia, igual que lo fuera para Jara en cinco minutos de nostalgia o Cortázar en un segundo al creer en la relatividad de la experiencia del tiempo. El roce ligero y fugaz de otra mano en el autobús puede crearnos una isla atemporal con un puente a otra vida. Hoy los estudios de las partículas nos hacen suponer que podría ser posible la alteridad.

Ayer durante noventa minutos el tiempo se detuvo al jugar la selección española de fútbol como si entre todos tocaran un instrumento. Más que verlos, se oían mover el balón. Fue como escuchar la suite Iberia de Albéniz tocada en pelotas por once jugadores. Sólo quienes no soportan la música sin palabras, desnuda, podían acusar a los españoles de aburridos. Lo dijeron los italianos y tuvieron que sufrir la melodía que tocaban los españoles en dos tiempos que les habrá parecido una temporada en el infierno. La victoria de España frente a Italia fue una experiencia sensorial de noventa minutos en otro tempo y realidad, unos en el paraíso y otros en el infierno. Durante esos minutos, incluso, se olvidaron las incertidumbres y consecuencias de la crisis.

Posiblemente el fútbol haya empezado a ser otra cosa desde ayer, una pieza o un balón para ser tocado con un instrumento de cuerdas. Será difícil oír decir a alguien que no le gusta el fútbol porque es rudo o aburrido, si no es alguien a quien le incomode hacer sexo al menos noventa minutos. España ha reinventado el fútbol que no será más un deporte atribuible a los hombres, en todo caso un baile para hombres en tacones que nos haga olvidar por breve tiempo lo que somos. El fútbol al fin se ha liberado de sí mismo.

Acerca de León de la Hoz

León de la Hoz, escritor y periodista. Ha publicado Coordenadas (1982), La cara en la moneda (1987), Los pies del invisible (1988) Preguntas a Dios (1994), La poesía de las dos orillas, Cuba (1959-1993), Cuerpo divinamente humano (1999), La semana más larga (2007), Vidas de Gulliver (2012), Los indignados españoles: Del 15M a Podemos (2015). Vidas de Gulliver (2016, 2ª ed). Ganó los premios David (1984) y Julián del Casal (1987), ambos de la UNEAC, Cuba. Entre otros. Ha sido antologado en diferentes ocasiones, como en Poesía cubana: La isla entera (1995), de Felipe Lázaro y Bladimir Zamora; Las palabras son islas. Panorama de la poesía cubana del siglo XX (1999), de Jorge Luis Arcos; Antología de la poesía cubana, Vol. IV, de Ángel Esteban y Álvaro Salvador; Poemas cubanos del siglo XX (2002), de Manuel Díaz Martínez. Dirigió la revista cultural La Gaceta de Cuba, en La Habana. Fue uno de los directores fundadores de la revista Otrolunes. Escribe Habeas Corpus y hace Testículos de fotografía.
Esta entrada fue publicada en sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.