fin de otrolunes

Acabo de escribir y enviar una carta de renuncia a la revista Otrolunes. Con ello doy por cerrado un capítulo de parte de la aventura que cada uno tiene con la literatura y la vida. No creo que los proyectos tengan que continuar a cualquier coste, menos que uno tenga que estar atado a los mismos cuando ha dejado de creer en ellos o cuando se deforman sus cometidos.
Las revistas son proyectos que como todo en la vida tienen un principio y fin que se hace evidente cuando la idea, el espíritu y el entusiasmo de hacer algo nuevo languidecen. Y se parecen a las personas que están detrás de ellos. En Otrolunes he dejado de sentirme representado y no me identifico con su actual línea editorial. Mi ideal del periodismo, de la cultura y de los intelectuales van por otro camino al que le di casi todo mi tiempo cuando empezamos Otrolunes.
Me voy porque uno no puede compartir con quien ya no tiene nada en común y ni siquiera te gusta. Las revistas son como las mujeres que amas, llenan tu vida aunque envejezcan. No es el caso. Hace tiempo que debí dejarla.

Acerca de León de la Hoz

León de la Hoz, escritor y periodista. Ha publicado Coordenadas (1982), La cara en la moneda (1987), Los pies del invisible (1988) Preguntas a Dios (1994), La poesía de las dos orillas, Cuba (1959-1993), Cuerpo divinamente humano (1999), La semana más larga (2007), Vidas de Gulliver (2012), Los indignados españoles: Del 15M a Podemos (2015). Vidas de Gulliver (2016, 2ª ed). Ganó los premios David (1984) y Julián del Casal (1987), ambos de la UNEAC, Cuba. Entre otros. Ha sido antologado en diferentes ocasiones, como en Poesía cubana: La isla entera (1995), de Felipe Lázaro y Bladimir Zamora; Las palabras son islas. Panorama de la poesía cubana del siglo XX (1999), de Jorge Luis Arcos; Antología de la poesía cubana, Vol. IV, de Ángel Esteban y Álvaro Salvador; Poemas cubanos del siglo XX (2002), de Manuel Díaz Martínez. Dirigió la revista cultural La Gaceta de Cuba, en La Habana. Fue uno de los directores fundadores de la revista Otrolunes. Escribe Habeas Corpus y hace Testículos de fotografía.
Esta entrada fue publicada en hábeas corpus y etiquetada . Guarda el enlace permanente.